Ciclo de Vida del Ahorro



El ahorro, uno de los hábitos de finanzas personales más importantes, nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Empieza desde los primeros años, pasa por la vida escolar, cuando eres un adulto joven, se transforma cuando formamos una familia y se adapta a las necesidades que surgen cuando llegamos a una edad más madura. A continuación te compartimos cómo sacarle el mejor provecho a cada una de las etapas.

Edad Escolar


Fomentar el hábito de ahorro en las escuelas o desde casa es fundamental para que desde pequeños comprendamos la importancia de ahorrar y los beneficios que podamos obtener en un futuro. En la niñez es importante inculcar la mentalidad de trabajo para conseguir eso que queremos: comprar un videojuego, un balón o un juguete, y saber que todas las cosas cuestan tiempo y dinero.


Joven Ahorrador


Aquellas personas que se encuentran entre los 25 y 39 años comienzan a ahorrar en sus primeros años de trabajo. Empiezas a trazar metas financieras, comprar tu primer carro o casa e independizarte. En esta etapa la responsabilidad de utilizar correctamente los instrumentos de ahorro ya es tuya, pero aún más importante es familiarizarse con el hábito de ahorrar. La gran ventaja de los jóvenes ahorradores es que tienes un periodo de tiempo largo previo a su jubilación. Este lo puedes usar para acomodarte con el instrumento de ahorro que mejor se adapte a tus necesidades.



Ahorrador Maduro


Entre los 40 y 58 años se ajusta el presupuesto a nuevas responsabilidades, si vives en pareja y tienes hijos, empiezas a gastar en insumos, seguros, gastos educativos y médicos. Se comienza a proyectar una vida donde empiezas a trazar tu vida de jubilado, para llegar con un buen colchón. Se empiezan a administrar los recursos que tienes.



Jubilado Activo


Esta etapa incluye desde los años previos a la jubilación en los que todavía se trabaja hasta los años de jubilado en los que se lleva una vida activa: aproximadamente entre los 59 y 79 años. Coinciden generalmente con el salario más alto y estable de la carrera profesional. Los gastos domésticos están estabilizados: los hijos en muchos casos se han independizado o empiezan a hacerlo, la vivienda está pagada. Empiezas a hacer todo eso que siempre quisiste hacer, a viajar, disfrutar de los recursos de los que dispones.



Última etapa de la Jubilación


Personas arriba de los 79 años. A partir de esta edad, el tipo de vida suele ser tranquilo. El ritmo de vida y el nivel de gasto lo marca el estado de salud. El gasto suele ser menor que en etapas previas. Es una etapa de desacumulación pura. Hay que vivir de las rentas generadas. En resumen, la idea del ahorro por ciclo de vida es capitalizar las ventajas de tu edad. Aunque pensamos que siempre podemos esperar un año más para comenzar, lo cierto es que cada año que pasa se lleva una parte de la ventaja que podemos obtener si comenzamos pronto a crear un capital para nuestro propio futuro.