Descubre tu perfil de inversionista

Como te comentamos en artículos anteriores, invertir consiste en poner a trabajar tu dinero de tal forma que logres aumentar tus patrimonio con el tiempo. Sin embargo, elegir el tipo de inversión puede volverse complicado si no tienes claro para qué quieres invertir y en dónde.


Si tienes interés en empezar a invertir, es importante definir qué tipo de inversión se adapta a tu personalidad y necesidades para descubrir qué tipo de inversionista eres. De esta manera sabrás qué riesgo estás dispuesto a tomar y tendrás una perspectiva del rendimiento aproximado que obtendrás.

Para ubicarte dentro de un perfil de inversionista es necesario conocer a detalle tu tolerancia al riesgo, el plazo que quieres para tu inversión y el total de capital del que dispones.

Un asesor financiero o un administrador de fondos pueden apoyarte en esta tarea. Las variables más importantes que toman en cuenta para determinar tu perfil de inversionista son las siguientes:



Tomando en cuenta estos puntos, vamos a encontrarnos con 3 perfiles principales que describiremos a continuación.



Conservador


Un inversionista conservador busca proteger su ahorro y está dispuesto a asumir riesgo o pérdida mínimo. Es común que requiera disponer de una parte de su capital para gastos cotidianos. Los conocimientos financieros que tiene son básicos, por lo que requiere sugerencias de los expertos.



Moderado


Está dispuesto a arriesgarse de manera limitada, con pérdidas no muy graves. Desea rendimientos un tanto superiores a la tasa libre de riesgo. Podría requerir de una parte de su capital para gastos corrientes.



Integral


Este perfil de inversionista está dispuesto a una mayor exposición al riesgo en el mediano y largo plazo, para lograr incrementar su capital. No necesariamente requiere de los recursos que invierte. Podría estar familiarizado con términos financieros complejos y ser capaz de tomar sus propias decisiones de inversión, además de considerar la asesoría de una institución financiera.

Algo que debes tener en cuenta es que tu perfil de inversionista no es permanente, éste se va modificando con el paso del tiempo dependiendo de tu situación económica, tus nuevos objetivos financieros y tu panorama familiar.

¿Cuál es el perfil que más va contigo?